Correr Definitivamente no es de Cobardes

Correr Definitivamente no es de Cobardes

14 noviembre 2010

Crónica del Maratón de NYC2010

Tarde lluviosa de domingo, ya en Madrid, perfecta para recomponerse del Jet Lag y poner en orden las ideas. Ha sido un viaje muy intenso, en todos los aspectos, y que he disfrutado.

A Nueva York llegamos el viernes 5, con retraso, así que los planes iniciales de visitar la Feria y recoger los dorsales ese mismo día fueron postpuestos para el día siguiente. Aún así, aprovechamos para salir a pasear por la siempre inmensa 5ª Avenida.

El sábado quedamos prontito para rodar por Central Park y estirar las piernas porque con un viaje tan largo éstas se quedan como agarrotadas. Y después a la Feria…Impresionante! Recogida de dorsales dividida por los diferentes colores (naranja, verde y azul), comprobación de los datos del chip (donde podéis ver en la foto que es diferente a los que utilizamos aquí), recogida de camiseta y luego ya….visita a los diferentes stands: el más grande el de ASICS, al ser la marca deportiva principal promotora del maratón, Power Gel, con degustación de nuevas golosinas energéticas, Saucony, presentando su nueva línea ViziPro, Skins, Paragon, Runners, Información de otras maratones internacionales…. No hay palabras para describir la Feria, sobre todo, teniendo en cuenta a la poca cosa a la que nos tienen acostumbrados aquí.









Con las piernas algo cargaditas por la moqueta que cubría el evento, nos fuimos a comer …pasta, cómo no, a un más que recomendable restaurante italiano cerca de Times Square: Tony’s Di Napoli. Se nos hizo algo tarde y nos fuimos a dormir un poco al hotel. A las 8 bajamos de nuevo a dar un paseo y acabamos haciendo el ganso en el Nike Store. Y sin apenas ya hambre, un par de porciones de pizza y a dormir al hotel.




A las 4.30 de la mañana sonó el despertador. Había conseguido dormir bien y a esa hora ya tenia los ojos como platos, por culpa del Jet Lag. Me duché, refresqué mis piernas con un buen chorro de agua fría, para asegurarme que ellas sí se despertaban bien y desayuné mi Avena habitual y un puñado de nueces. Nos vestimos y a las 6 estabamos subidos en el autobús que nos conduciría a la Salida, a Staten Island, compartiendo vivencias con el gran Fabián Roncero.





Tardamos casi 2 horas en llegar, de todo el tráfico de autobuses de corredores que se agolpó por Verrazano. Eran las 8 de la mañana y por la megafonía anunciaban el cierre de los corrales de la primera oleada (la mía; a las 9.40) a las 8.55. Fuimos a buscar los camiones en los que dejar la ropa, y nos pusimos pantalones y sudaderas para tirar y la manta con la que vinimos en el avión. Porque aunque el sol lucía sin presencia alguna de nube, hacía mucho frío y se intensificaba esta sensación con algunas rachas de aire.

A las 8.45 nos fuimos hacia los corrales. Fran y yo teniamos la misma salida. Luego se unió también Luis Hita. Es curioso como el maratón es capaz de unir a gente tan diferente y de tantos países. Tambien coincidimos con otros españoles. Me fijé en uno que llevaba con orgullo la camiseta de La Roja. Desde allí nos fueron moviendo a la misma zona en la que nos habían dejado los camiones, el ambiente se fue caldeando. Me quité los pantalones de un viejo chándal que lancé al aire, me quedé con ya con las mallas y al rato comenzaron con los actos de rigor. Palabras de ánimo a todos los corredores, canto del himno estadounidense, el sonido potente y único de los tambores que dan comienzo a la carrera y la incomparable voz de Frank Sinatra con su New York New York.

Que nervios! En ese momento me olvidé de todo y comencé a correr.

Según el perfil oficial, la primera milla era la subida más acusada, el puente Verrazano. La verdad es que ni nos enteramos, porque entre que vas fresco y rodeado de un maremagnum de gente…8.10 piqué la primera milla, quizás un poco rápido para ser la primera milla pero es difícil controlar el ritmo desde el inicio. No te embales, me dije, voy cómoda y de eso se trata.

Llegando al final de Verrazano me quité la sudadera y la camiseta de algodón que aún llevaba y nos metimos en Brooklyn. Las siguientes millas salieron algo más lentas, pero te encuentras absorto escuchando el griterío de la gente. Las millas 5, 6 y 7 más rápidas. En ese momento tuve una ligera sensación de llevar los cuadriceps cargados, pero como no iba a más no hice mucho caso. Posiblemente fue por los días de descanso previos. Las millas 8 y 9 por Lafayette, algo más lentas pero curiosas al ver a la gente del barrio con sus barbacoas.

La verdad es que al ir pensando en millas era todo bastante más llevadero. Pasamos por la milla 10 y en nada nos plantamos en la Media en, creo aproximadamente 1h46-1h47. No me dolía nada y no sentía flojera. Cierto es que bebíamos en todos los avituallamientos, poco pero sí un traguito, alternando agua con gatorade.

Llegamos ya a uno de los tramos más duros, desde la milla 13 a la milla 15 es una continua subida que termina por el puente de Queensboro en el que el viento soplaba con fuerza y el frío se te metía por todo el cuerpo. Aún así no perdimos ritmo y entramos en Maniatan. Milla 16 y giro para enfilar la Primera Avenida…Enorme! Millones de personas agolpadas a las vallas, gritando, animando…Eso sí, la Avenida va picando hacia arriba, progresivamente pero llegas tocado al final para entrar en el Bronx, por el que solo transcurren la milla 20 (km.32).

Ya me notaba algo cansada aunque síme pareció a priori verme capaz de mantener ritmo, aunque la milla ya se nos fue a 8.32.

En el km 33, Eché mano del boslsillo de la malla y cogí mi ampollita de Power Bomb y en lugar de lo que esperaba me hundí. En lugar de ese puntito de fuerza que buscaba me dio un bajonazo y de la milla 21 a la 25 fue un auténtico suplicio. No sólo porque el recorrido se habia recrudecido y picaba hacia arriba sino porque mis piernas no iban. . Fran se fue hacia delante y me quedé sola con mi “muro”. Hasta entrar en Central Park se me hizo interminable y ya dentro sabía que tocaban toboganes (porque lo habiamos recorrido el sabado por la mañana). Recuerdo que solo pensaba en no parar a andar porque corriendo aunque lenta siempre iré más rápida que andando. En la milla 24.5 escuché la voz de mi amigo Luis Hita: “Ya te cojo agua yo”. Me paré a beber y seguí corriendo como pude. Sales de Central Park y paralelamente al Parque te llevan hasta la Plaza de Columbus donde vuelves a entrar para llegar a Meta. Aquí solo veía carteles en Yardas y me dije “Qué coj…medirá una yarda?”. Ví el arco de meta, sólo uno, menos mal, no como aquí en Madrid que te ponen varios seguidos y para mi gusto parece una broma de mal gusto porque cuando ves un arco ya solo quieres llegar.

Piqué el reloj en 3h40.29. Y tal y como había discurrido mi carrera, más que contenta.

El resto de compis de viaje tambien triunfaron.

Qué puedo deciros? Es un maratón que hay que correr aunque sea una vez en la vida.

30 comentarios:

CarLitros dijo...

Hola Rosa. Yo corrí en 2006 el que fue mi primer maratón y además mi primera carrera. He revivido parte de la carrera leyendo tu relato. Aunque no pinché, recuerdo con especial dolor la cuesta de los museos en el 37 antes de entrar en Central Park...

Enhorabuena por todo lo que has vivido.

Isidro Gilabert dijo...

Jajaja, lo de las millas no lo había pensado, se tiene que hacer más llevadero contar hasta 26 que hasta 42, pero ya veo que con las yardas del final te dejaron totalmente fuera de juego...

Es una marca simplemente espectacular para una prueba con ese perfil, en territorio desconocido, clima distinto y jet lag.

Me quedo con la última frase, hay que correrla una vez en la vida, qué envidia, pero de la sana...

¿Te llevaste la manta del avión? :)

Oscarjet dijo...

Esperaba tu cronica !!! Muy buena y tu tiempo...creo que yo la haria en 5 h!!!!!!!!! para que nunca acabase!!
Es una Maraton diferente por todo! que chulada!!! Un saludo ;DDD

Emilio dijo...

ENHORABUENA¡¡¡marcalo bien, muy pocos lo pueden decir, me alegro mucho

Dani dijo...

Enhorabuena por tu tiempo vistos todas las adversidades que tuviste que superar.

gacelasdemadrid dijo...

Rosa, eres una auténtica campeona, y lo conseguido es fruto de tu trabajo y dedicación. La verdad es que nos das mucha envidia por lo que has sido capaz de hacer-
Felicidades

Bellotatlon dijo...

Rosa felicidades, que pasada algun dia yo quiero ir joooo jejeje.

Jorge dijo...

FELICIDADES Rosa!!!!!!!!

Una gran experiencia y un gran relato.

Saludos

Triatleta Caletero dijo...

Buena cronica. felicidades y enhorabuena campeona. Un saludo.

Ironmind dijo...

Enhorabuena!
Yo estaba ahí ... animando desde la web del maratón hasta que petó y os perdí la pista en Central Park.
Me habéis dado mucha envidia, vaya momento mas especial para recordar.
Y por cierto ... Fran una máquina!

Miguel Mij-Mij dijo...

Te reitero mis felicidades, Rosa. Una pasada de carrera. La crónica está genial.

nocorrassola dijo...

Lo primero enhorabuena por superar como una campeona los momento más difíciles, para eso has estado entrenado duro.
Me encanto la crónica, estaba esperándola para saber cómo se te dio.

Gonzalo Quintana dijo...

Enhorabuena Rosa, es una gran experiencia que hay que pasar. Que buena la foto con Fabián Roncero.
Yo adelantaría la maratón de NY algunas semanas, hace demasiado frío. Lo de la larga espera para salir debe ser bastante pesada.
2013 será mi año en NY si todo va bien.

Alfredo dijo...

Felicidades, Rosa.
Esperabamos tu cronica.
Una pasada de carrera. Ahora a recuperarse.
Un saludo.

Tania dijo...

Enhorabuena Rosa!!! excelente crónica!!
Aunque te apareció el muro lograste saltarlo! eso sí tiene mérito!!
Disfrúta y descansa,
bss
Tania

Tovarich Javo dijo...

Estoy 100% de acuerdo en que seguramente 26 es mejor que 42 para la mente. Me paso igual que a ti al ver las 800yardas! Me he informado y 800 yardas equivale a 731'52 metros (a mí se me hizo más largo)

Un abrazo!

victor dijo...

Enhorabuena Rosa, estupenda carrera y un relato muy emocionante. La verdad es que da envidia, NY tiene algo especial.
Muchas Felicidades

Arturo Pardo Gonzalez dijo...

Es un maratón para recordar , hicistes una carrera muy buena y tuvistes un plus de motivación importante.

Enhorabuena y ahora toca seguir disfrutando.

Un saludo
Arturo

Mildolores dijo...

Tantas ganas tengo de hacerlo que me he leido tu crónica con verdadero deleite, saboreando todos los detalles. La Feria, tus paseos, los previos, la carrera... No te puso nerviosa el atasco en el autobus y ver como se echaba la hora encima? Yo estaría "atacao".
Y tienes razón: Hay que hacerla al menos una vez en la vida.
Espero seguir tus pasos.
Enhorabuena. Me parece una buena marca. Pero esto en NY creo que es lo de menos.

Bel_ga_rion dijo...

Enhorabuena campeona, fenomenal el tiempo y mas para haber sufrido el muro. Que envidia que das ya me gustaría algún día poder hacerlo, pero lo veo muy complicado que pueda.

Alex dijo...

No había podido leerte hasta ahora, qué bien lo cuentas y qué envidia me da.
Creo que es una carrera para vivirla, no para hacer marca.
Felicidades y me sumo a los envidiosos

Celina dijo...

Enhorabuena, sobre todo después de esas sensaciones en las millas finales. Preciosa crónica! un besote

Olga y Alfonso "Halfon" dijo...

Enhorabuena campeona, maravillosa crónica y una carrera espectacular. Ya me gustaría acercarme alguna vez a ese tiempo.
Espero como muy tarde en 2014 estar corriéndola, este año ya estoy en la lotería.
Besos

RA dijo...

Aunque nos parezca mentira correr un Maratón no es fácil ... y tú lo has hecho.
Enhorabuena por lo conseguido.

javi dijo...

Muy buenas

Qué bien me lo he pasado leyendo la crónica.

Lo de las millas debería estudiármelo para el ritmo y lo de las yardas para que sepa lo que me queda jejeje Y estoy contigo, lo de poner varios arcos es una broma de mal gusto.

Se ve que os lo pasásteis bien y tb con Fabián del que me lei su crónica.

A recuperarse

Javier HG. dijo...

ENHORABUENA ROSA, ERES TODA UNA GRAN MARATONIANA....ME ALEGRO QUE DISFRUTARAS...

UN BESO.

maratonman dijo...

Bueno,los que pueden y tienen la suerte lo podran correr una vez en la vida,el resto nos alimentaremos de vuestras historias y casi sera como haberlo corrido una y otra vez.Yo creo que la maraton de New York es tan mitica que te da igual el tiempo que emplees,es mas es recomendable disfrutarla y por tanto ir lento que para eso es tan mitica y supone un buen sacrificio economico como para no enterarte de nada al estar absorto por el esfuerzo,ya se Rosa que no fue tu caso.Felicidades por tener la suerte de disfrutarla y que te voy a decir que me das envidia.No se si sana o insana,la envidia es envidia.A ver si mueves tus influencias y les dices a los de Marathinez que me inviten...por pedir que no quede...
UN ABRAZO.

Quique dijo...

Enhorabuena amiga!!!!!!!!! perdona no haber entrado antes por aquí....estoy sin tiempo.

Has destrozado al muro y eso tiene un merito extraordinario, mucha gente se habría parado, pero tu seguiste y lo destrozaste..eres grande y tienes una fuerza de voluntad increible....me alegro mucho de vuestro gran viaje, me habeis dado mucha envidia.....

Un besazo grande
Quique

Furacán dijo...

Enhorabuena!
Bonita crónica, toda una experiencia.

Pingüina Veloz dijo...

Enhorabuena campeona! Llevo poco en esto y me ha alegrado mucho leer por fin la crónica de una mujer corriendo una maratón.
Debe ser emocionante correr la de NY y más aun superar esos momentos que tú superaste sin dejar de correr.
Felicidades por tu maratón de NY!
Un saludo