Correr Definitivamente no es de Cobardes

Correr Definitivamente no es de Cobardes

08 marzo 2016

Semana Santa


Semana Santa relajadita, descansando del habitual stress que nos acompaña entre semana. No somos de los que nos guste demasiado salir de Madrid cuando sale todo el mundo.


Y es que resulta que te vas de la ciudad pero con la ciudad, paseas por la playa de Benidorm o Gandía y te encuentras al panadero, al vecino de abajo o peor a tu jefe.


Así que, nos quedamos en un desértico y tranquilo Madrid, sin planes en mente, más que disfrutar de no tener que ir a currar y poder hacer lo que nos apeteciera.


El jueves bajamos al Retiro. Fue sin duda alguna el mejor día de toda la Semana Santa, meteorológicamente hablando. Así que, aproveché y rodé 20km. Los 10 primeros me acompañó mi padre , los 5siguientes Javi y los últimos los rodé yo con mi iPod… mi fiel compañero de entrenos!!! También me lo llevaré a Londres, no para correr el Maratón, pero sí para esos momentos de nerviosismo que sé que me esperan.


Por la tarde fuimos al cine: “Gran Torino”, 100%recomendable. Eso sí, si sóis tan sensibleros como yo, llevaos kleenex y espero que tengáis más suerte que yo, porque nos encendieron las luces enseguida, tras terminar la peli, y vaya!! me cortaron la llorera y me quedé hasta con mal cuerpo…


El viernes, ya nos levantamos perezosos. Primero ya pasamos de bajar al Retiro por las nubes tan negras que veíamos y que descargaban unos minutos y luego paraban. A las 9 decidimos salir a correr, nos vestimos y al pisar la calle empieza a llover. Escarmentados de todo lo que nos hemos mojado todo este invierno, dimos media vuelta y sesión de gimnasio.


A las 2 de la tarde quedamos con Pepe y Marisa y Gracia y Emilio en Los Nogales, para una sesión de Spa que nos dejó muy relajados. Y con esa sensación de “no me toques, que me rompo”, nos fuimos a vaciar la fuente de torrijas de la madre de Fran.


El sábado entrenamos 14km por el barrio, como pudimos, porque el viento nos lo puso complicado. Tarde de paseo y shopping.


El domingo habíamos quedado con nuestros compis en la CdC. Tocaba la última tirada larga: 1Tapia+2Bosques. Empecé bastante bien, pero en la tapia, me hundí (más que otras veces); no podía respirar y notaba que el oxígeno no me llegaba a las piernas, era un “Querer y No poder”. En principio creí que era cansancio acumulado, pero, lo llevo arrastrando desde hace 2 semanas y más que cansancio físico es un No poder con las piernas. Cuando terminé el segundo Bosque, preferí bajar al Lago por Cerro Garabitas y evitar las cuestas que aún hay al ir por la Tapia. Son 2 km menos, que aunque me duele no haberlos hecho, me sentía tan impotente y con tan pocas ganas de sufrir, que creo que fue lo mejor que pude hacer.


Por la tarde, llegué a la conclusión de que además del cansancio acumulado, también podía tener algo de anemia. Desde hace 2 años siempre hay temporadas en las que estoy baja de hierro y es más que probable que ésta sea una de esas, lo tengo todo a su favor: más entrenamientos, stress, …. Así que, ya estoy “dopándome” con Ferro-gradumet. La cantidad de Fe que aporta no es tan importante como para que, en caso, de no tener déficit me me genere algún otro problema. El Fe a las chicas siempre nos viene bien. Espero que en el transcurso de esta semana me note más fuerte.


En cuanto a los entrenos de esta semana, tengo intención de hacer 70-75km en total, repartidos en 5 sesiones: Lunes 10km a ritmo “trotón”, regenerativo de la tirada de 22km de ayer en la CdC, Martes: Descanso, Miércoles: 12km a 4.50-5.00, Jueves: 12-15km a 4.50-5.00, Viernes: Descanso, Sábado y Domingo: 15-20km con cambios de ritmo.


A todos los que, como yo, estamos a 2 semanas del Maratón .. ánimo y cuidaros. Estas semanas hay que estar entre algodones, evitar lesionarnos, acatarrarnos,… lo peor ya ha pasado. Creo que ahora nos queda lo más gratificante, no?? Eso sí con un puntito de sufrimiento.

Vicios ...inconfesables???














El mundo de la blogosfera es realmente grande y leyendo uno de ellos me pareció una idea divertida escribir un post con mis vicios inconfesables, sobre todo nosotros los runners, que, en teoría (y digo sólo en teoría) somos sanos, sanisimos y nunca cometemos excesos... ¿Nunca? ...Venga ya!!! No me lo creo ....








Empiezo yo, pero espero los vuestros...








- Confieso que me encanta leer las revistas de cotilleos en la pelu.




- Confieso que estoy medio-enganchada a Operación Triunfo y Mujeres y Hombres (qué vergüenza!!) y que me he tragado las reposiciones de Médico de familia.
- Confieso que sobreviviría a base de Pan de pasas y horchata.
- Confieso que me emocionaba escuchando a Fangoria




- Confieso que me encanta mojar bizcocho en Crema de Orujo




- Confieso que hace un par de años debido a mi consumo diario de una tableta de chocolate Nestle (enterita), mi analítica presentaba asteriscos.




- Confieso haber llorado con Sorpresa Sorpresa.




- Confieso estar enganchada al Pan...




- Confieso que, a veces, soy un poco brujilla




- Confieso haber visto en más de una ocasión ¿Donde estás Corazón?.




Venga, seguro que también tenéis algo que confesar.




PD: Que quede entre nosotr@s.

13 abril 2015

Crónica del Maratón de Paris


Ahora que tengo un rato de relax, me siento a poner en orden mis recuerdos y escribir la crónica del Maratón de Paris.

Es curioso pero siempre tuve la sensación de que algo iba a pasar en carrera y cuando lo comentaba con mis más íntimos, le restaban importancia, lo achacaban a nervios y me decían que todo iba a salir bien. Físicamente iba preparada, lo sabía pero a un maratón siempre hay que tenerle respeto. Por muchos que lleves. Te la juegas a una carta y ese día puede ser tu día o puede no serlo.



Llegué a Paris el viernes sobre las 10 de la mañana. Fui directa al hotel, dejé maletas y bártulos y directa a la feria a recoger el dorsal. Me encantan las ferias por la gran variedad de artículos que se pueden llegar a encontrar y como me conozco preferi ir el viernes, y evitar cargarme las piernas el sábado.


Nada más entrar en la Expo, hay unos mostradores para entregar el Certificado médico, lo validan y con ello ya puedes recoger el dorsal y la bolsa de corredor. Y de ahí, a disfrutar de la Feria. Enorme el stand de ASICS y geniales los de Brooks y Schneider. Eché en falta la presencia de grandes marcas pero con maratones fuera de España una nunca sabe que marcas priman más que otras en ese país.

video


Fuera ya de la expo tocaba hacer turismo. Y como ya conocía Paris de otra vez, hice la típica: Arco del Triunfo-Torre Eiffel-Campos de Marte- Les Invalides-Lovre-Notre Dame.






Al día siguiente, amaneció nublado y fresco. Salí a rodar 45’ dirección Notre Dame y dediqué el resto de la mañana a pasear por Montmatre. Tarde de siesta y peli con Maléfica y a dormir prontito.

La suerte de tener el hotel a 2min de tu cajón de salida, me permitió tomármelo con calma. Y como la meta estaba a 500m, no tuve necesidad de dejar nada en el ropero. Me vestí y me puse una vieja camiseta de manga larga que tiraría después.

El cielo estaba despejado y hacía la típica brisilla matutina.

La primera salida fue la de los elites y después iríamos los demás.

La primera parte era muy favorable, de poner pegas, sería por los adoquines. La organización de los cajones y el tiempo de salida entre unos y otros, nos permitía correr muy cómodos, espaciados, sin agobios. Enseguida vi a una rubia francesa que parecía llevar mi ritmo deseado en carrera. Y la verdad es que iba clavada la tía. Yo miraba mi tomtom e iba clavando los km. Así que me dije: “Aquí me quedo”, sin preocuparme del reloj. En el parque de Vincennes, en el km 7 empecé a notar la primera subidita hasta llegar al Palacio, luego vuelves a bajar. Y luego a subir.

En el km 10, me tomé el primer gel.

Cuando sales del parque – muy bonito, por cierto – estás ya en el km 12. Aún seguía con mi liebre pero la perdí cerca del 15 cuando nos embulló un pacemaker de 3h15 y todo su séquito de seguidores. Nos pasaron como Orcos de la Tierra Media y ella debió contagiarse de su ritmo, pelín más rápido del que habíamos pactado en mi mente y la perdí.

“Me toca mirar el reloj”, me dije. Iba cómoda de ritmo y me iba motivando viendo los pasos por km, sin molestias, sin gastar (o eso creía yo) y pasar la media en 1h43 me dió alas, muchas alas.

Siempre he dicho, que para mi la clave de un maratón es del km 20 al 30. Si llegas vivo al 30, terminas en condiciones y no en plan walking dead – como una que yo me sé -. Segundo gel en el km 20. En el km 27 me notaba como adormecida, y eché mano de un Durvitán que había metido y un voltarén por si empezaba a doler algo J

Mano de santo, pero fue en el km 32, donde al mirar a lo lejos ya empecé a ver borroso. Y eso que en el 30 ya había echado mano de un tercer gel, y el último. Me preocupaba pero carajo…me quedaban 10km! Lo que quería era sufrir lo menos posible. Los puentes me habían dejado KO. Ya me habían advertido de ellos y aunque son duros, vale la pena vivir la ambientación que la organización monta dentro de estos, con láseres, orquestas, pantallas….muy chulo pero llegué muerta al Parque de Bolonia y se me hizo eterno. 

Quería salir de ahí y ver torres, castillos…algo que me distrajera de esa pájara inmunda. En el 37 empecé a decirme que en el siguiente avituallamiento me pararía. Lo hice antes porque veía que no llegaba. Me paraba y me sujetaba a un árbol porque me mareaba. 2min andando y me obligué a correr de nuevo. Iba muerta, lenta y no veía el avituallamiento. Hasta que apareció en el km 39. Me paré, bebí agua y comí plátano como si estuviera en la Selva. Vacía no, lo siguiente. Y lo sabía porque nunca he comido de esa manera ni durante ni después del maratón. Algo que no me ha pasado en esta precisamente. 

Con eso, pude llegar medio decentemente a meta, cual walking dead donde di de nuevo buena cuenta de agua y gajos de naranja.

Me quedo con lo importante. Una más. Luché contra la impotencia de no tener fuerzas, de abandonar. 




Fui caminando hasta el hotel. Muscularmente me encontraba bien. Había sido un tema de energía, de falta de fuerzas. Tendré que analizar el motivo. Aunque después de pasarlo tan sumamente mal, en principio pocas ganas tengo de empezar con la nueva decena de maratones. Airear la mente y probar con el trail, supongo que me vendrá genial. Tiempo habrá de volver a la mítica distancia.



09 febrero 2015

Circuito Oregón



Me ha costado pero ahora sí soy de las que pienso que Si quieres resultados diferentes, no hagas siempre lo mismo. Variar nuestra rutina de entrenamientos – de manera pensada y con un objetivo, no a lo loco -  sólo puede traernos beneficios. El jodío de nuestro cuerpo es muy listo y rápido se acostumbra a los estímulos, al entrenamiento, por eso para mejorar, dale caña!

Hoy quería compartir con vosotros uno de esos entrenos diferentes, que no me cansaré de repetir que no sólo de correr debe vivir el runner. 

Voy a contaros en qué consiste un circuito Oregón y porqué es bueno y en qué nos ayuda a los runners. Oregón, Oberón,...nunca me aclararé a cuál se llama cada uno, en realidad creo que son dos variantes de un mismo concepto de entrenamiento.


Este circuito o conjunto de ejercicios se comenzó a utilizar en la Universidad americana de Oregón, en los años 70. Es una tabla de ejercicios que aumenta la potencia, mejora la fuerza muscular e incrementa la velocidad resistencia. Básicamente combina fuerza, velocidad y potencia.
En general yo lo hago 1 vez a la semana y creo que es el complemento ideal para los entrenos de carreras de larga distancia
Yo lo aprendí de Fran Torralba, con quien entrené en 2011 y 2012, pupilo del gran Rodrigo Gavela, excampeón de España de maratón y exrecordman de la distancia, que fue quien más popular hizo este tipo de entrenamiento.
¿En qué consiste?
Es necesario un calentamiento previo, entre 20-30min. El circuito lo haremos entre dos puntos separados entre 60-70 m. En cada extremo realizaremos un ejercicio y enseguida correremos de manera progresivo hacia el otro extremo donde realizaremos el siguiente ejercicio. En total son 10 ejercicios, y creo que son variables, podemos ir introduciendo variables en función de lo que queramos trabajar.
Yo os dejo un ejemplo con los 10 ejercicios típicos y luego podéis ir variando e introduciendo cualquier otro de técnica de carrera. Recordad que lo importante es correr en modo progresivo entre cada tanda de ejercicios:
1ª 10 fondos
2ª Abdominales (admite todo tipo de abdominales)
3º 15 Split

4ª Ejercicios de Lumbares (amplia variedad)
5º Salida de tacos alternos: te colocas a cuatro patas y apoyándote sobre las manos vas alternando las piernas, a modo de skipping
6º 10 fondos
7º Abdomen
8º  Salida pies juntos: Imitando la posición de salida de tacos en una carrera de velocidad, con las manos apoyadas en el suelo, metemos las piernas entre las manos, atrás y adelante.
9º Lumbares
10º Burpees: Saltos y fondos: De pie, da un salto vertical y túmbate para realizar una flexión. Y así, tantas veces como puedas en 20 segundos.
Nada como un vídeo con Fran Torralba y Rafa Villarroel  para que entendáis mejor cómo se hace:

 ¿Y como implementarlo en tu rutina?
 Al principio, como es un ejercicio duro, empiezas haciendo 1 semana 2 repeticiones del circuito, descando 2-3min entre ambos. Las 2 semanas siguientes lo haces 3 veces. La cuarta semana haces sólo 2 repeticiones del circuito pero entre circuito y circuito y al final del segundo metes una sere de 1.000m a tope, recuperas 2min y a por el siguente. Lo haces 2 semanas y a la siguiente ya haces 3 repeticiones del circuito con sus respectivas series de 1.000m entre tanda de ejercicios. Ritmo: a tope!

Es realmente un entreno duro pero de los más efectivos que conozco si quieres mejorar. Probadlo y me contáis

03 febrero 2015

Matando fantasmas en Granollers


Aquí van 2 crónicas de la Mitja Marató de Granollers. Dos visiones diferentes de una misma carrera. Dos maneras diferentes de correr: un elite como Castillejo y una popu como servidora. 

Espero que os gusten.



El domingo 1 de Febrero se celebró la Mitja marató de Granollers. A mi me ha pillado a 11 semanas del Maratón de París, quizás un poco pronto para meter tantos km, pero siempre nos acogemos a aquello de “el que tuvo, retuvo”; es decir, que por km que no sea.



He de decir que al no correr a tope como era la idea inicial, la Media no se me hizo larga, pude con ella pero sinceramente noté que me faltan km. Normal, estoy a 10 semanas. Si no me faltaran km posiblemente llegaría pasada a París como me ha pasado en otras maratones. Y llegar pasada de km, quemada, es garantizarte un maratón de sufrimiento imposible, y una ya no está para esto. La edad.

Quedamos en Granollers sobre las 9AM con la gente del CastiCáceres para cafetear y ponernos en carrera. Como era mi primera vez en esta carrera, mis compis me pusieron al tanto de la dificultad del recorrido. Subes hasta el 11 y luego no bajas, vienen toboganes, eso sí a partir del 17 a volar!

Pues estamos listos, me asustaron pelín. Si quería ir a tope y había cuestas, algo no me cuadraba. ¡Bah! Sal a correr Rosita y que manden ellas (usease, mis piernas), Así hice.


Me cambié y calenté unos 15min con Juan (del club), me coloqué en el cajón de salida y a correr.
-          Hago aquí un pequeño paréntesis para felicitar a Adidas por su buenísima organización. Consiguieron que con 15.000 participantes pudieras correr a ritmo nada más pisar la línea de salida, y todos sabemos de muchas carreras multitudinarias en la que esto no es posible ni pasados 2km. Así que ole! -
Primeros km fáciles saliendo de Granollers, rectas y rotondas. A partir del km 3 noté que los cuádriceps bombeaban bien. Vamos que estábamos subiendo aunque aparentemente yo no lo veía. Pero sí, era obvio que la pendiente empezaba a inclinarse. Así hasta llegar a la Garriga. Tuve que bajar el ritmo porque las piernas picaban y el fantasma de las 2 Medias Maratones anteriores en las que me había retirado apareció en la retaguardia de mi subconsciente y eso sí que no. El isquio también molestaba y tengo claro que o me curo totalmente de esta pequeña molestia que me acompaña desde hace 2 años en Mapoma o correr rápido va a ser una auténtica odisea.

A partir del km 8 la multitud de gente agolpada a ambos lados de la carretera que nos subía a La Garriga empezaba a notarse. El paisaje una pasada de chulo. En el 9.5 vi a lo lejos un cuestón abarrotado de colorines (de las camisetas de los runners, que discretos precisamente no somos) y me acordé de lo que Carles me dijo: “Cuando veas esa pedazo de cuesta, tranqui, no la subes, se baja”. Y así fue, pero claro hasta llegar a ese punto tienes que seguir subiendo cerca de otro km y medio y la verdad es que ya estábamos todos pelín “jartitos” de tanta subida.



A partir del 11 empiezas a bajar, las piernas y el corazón se aceleran y eché algo el freno de mano. A este ritmo ahora, lo mismo no llego a meta. No sé si la edad o haberme pegado de bruces en otras carreras, pero me estoy volviendo demasiado precavida. Así que, aunque mucho mucho más rápido que la primera parte de la media, reculé, además porque sabía que había repechos. Repechones! Toboganes…ya sabéis a lo que me refiero. Unos cuantos hasta el 16.5 a partir del cual sí que me dejé llevar. Quedaban 4km, tocaba estirar piernas, levantar tronco y correr. 

La entrada en Granollers fue espectacular. Gente sin parar de gritar de animar…bufff, pelos de punta, moló y mucho.



En definitiva, creo que corrí de manera inteligente. A sabiendas de que llegaba con falta de km, conseguí correr la primera parte al ritmo de maratón y después ir más rápido, terminando realmente fuerte. Por supuesto, la marca está lejos de mi MMP y lejos de lo que creo que puedo llegar pero terminar fuerte después de 11km de subida me hace pensar que estamos trabajando bien y que nos quedan 10 semanas de entrenos duros y que hay que intentarlo.


¿Nos vemos en la Media Maratón de Barcelona, no?



CRÓNICA de CARLES CASTILLEJO

De Carles no hace falta que diga nada. Uno de los mejores atletas que nos ha dado el atletismo español, maratoniano de pura sangre y sufridor convencido.

Entrenar con él me ha hecho darme cuenta de para triunfar





7.30 de la mañana y suena el despertador en la habitación 404 del Hotel Granollers. Me duele la espalda (a parte de las piernas) por culpa del sofá cama en el que he tenido que dormir los dos últimos días. No ha sido porque mi mujer me haya enfadado conmigo sino que su proceso gripal aconsejaba algo de espacio y me ha tocado dormir solito.
Pongo los pies en el suelo y descubro que el tendón hoy quiere ser protagonista. Ha visto que he aflojado algo los entrenos los últimos dos días y ya se ha empezado a quejar. Pobrecito…no sabía lo que le venía.
Llevo días cansado, muchos kms en estos últimos días desde que corrí en Terrassa hace ya 2 semanas. Ha sido un ciclo de entrenos muy duros con un único objetivo: llegar muy cansado a Granollers y ver de lo que era capaz en situación de mucho entrenamiento y así simular lo que puede ser el día del Maratón de Barcelona.
Desayuno a base de pan bimbo con miel, algunos cereales con yogur y miel y un par de cafés.
A las 8.00 ya estaba listo pero como la familia seguí durmiendo he estado de cháchara haciendo tiempo hasta que a las 8.30 ya he subido a la habitación.
Un beso a mis mujercitas, una ducha de agua fría para espabilarme y para la cafetería del hotel donde había quedado con los Castillejo&Caceres Running Club. Hoy éramos muchos los que teníamos nuestros pequeños objetivos en el asfalto de la capital del Vallés Oriental.
Como manda la tradición caminata hasta la zona de salida. De camino ya hemos podido observar que iba a ser una edición marcada por el viento que iba a soplar en la ida (la mas dura).
Calentamiento con mis compañeros Rafa Iglesias y Javi Guerra acabando con una clásica aceleración para espabilar las piernas. Rafa nos ha dado la murga todo el calentamiento diciendo que íbamos demasiado rápido.
A las 10.50 se da la salida de La Mitja y se hace a un ritmo cómodo (3’05/Km). Los primeros kms transcurren mas o menos por los mismos derroteros con los atletas africanos, marroquíes, Javi y yo en un grupo compacto en el que hasta el km 3.8 no ha tenido ningún movimiento. En ese punto se ha producido la primera aceleración (no mucha) y ya he visto que hoy no tenía piernas ya que me he descolgado levemente para enlazar enseguida. En ese punto ya íbamos un grupo de 6 en el cual se ha producido el primer cambio serio en torno al km 6.
En ese punto mis piernas ya iban cansadas y he sido incapaz de responder al mini ataque que se ha producido. Javi lo ha hecho con facilidad.
Mi cabeza ha empezado a funcionar y he pensado que tranquilo que habíamos pasado el 5k en 15’26 y que ya estaba bien para lo que quería hacer pero la distancia con el grupo de cabeza se ha estabilizado en 4-5” y gracias a los ánimos de la gente que nos acompañaba en ese momento por fuera del circuito en bici he intentado atrapar al grupo. He luchado en solitario contra el viento y justo antes del km 8 he conseguido entrar.
Cual ha sido mi sorpresa cuando he visto que en el grupo se iba muy fácil, muy tranquilo. QUE DESGASTE BRUTAL HE TENIDO QUE HACER!!!!!!!


Otro cambio de ritmo antes del km 10 me vuelve a poner en jaque. No voy nada nada bien. Vuelvo a ceder metros y metros y pienso que queda demasiada carrera. Así que…lo vuelvo a intentar!!!!!!!!
Apreto los dientes y paso a 1” del grupo por el km 10 (15’46) . Me engancho bien y disfruto ese tramo. Por unos momentos me vengo arriba moralmente y pienso que estoy preparado para aguantar el cambio que sé que se va a producir en breve.
Iluso de mi. Se pasa el km 11 y se acelera de manera brusca. Soy totalmente incapaz de responder al cambio y ya se que me toca hacer mi carrera.
Pongo el GPS en modo ritmo instantáneo y me limito a bajar todo lo rápido que me permitan las piernas. Por delante el grupo de cabeza se va disgregando. 1 primer grupo con Kipsang, Javi y Legese. Por detrás Omar Oughzif y un atleta keniano que ha sido el que ha tirado toda la parte de subida y que va fundido.
Lo adelanto ya corriendo en solitario y me marco como objetivo que Omar no se me escape mas.
Y asi se suceden los kms. No bajo tan rápido como las veces anteriores pero aun y así hago 14’46 del 10 al 15 (20” mas lento que Javi). Sigo a lo mío. Voy bien controlando, sin agonizar, de pulso estable y bajando…ES QUE LAS PIERNAS NO VAN!!!!!!!
Llego al km 18 y recuerdo que ese punto siempre había sido importante en mis otras dos participaciones y me animo. Me digo:
Venga Venga!!!!!!
Acelero mínimamente y dejo que pasen los metros. Me aproximo a la hora de esfuerzo y saco la calculadora. Si acelero algo bajaré de 1h04 que no está nada mal. Veo el cartel del km 20 a lo lejos y empiezo a acelerar. Paso en 1h00’39 (14’39 del 15 al 20) y empiezo a impulsar. Y entonces me doy cuenta de que no lo he hecho en todo el rato.
Es un problemón porque no me doy cuenta. Cuando me he puesto a impulsar y a hacer fuerza con los pies he empezado a correr rápido y entonces he visto que no había corrido de esa manera en todo el rato. Porqué? Pues porque he creado un mecanismo de defensa del tendón para que no duela y debo romperlo ya que si no lo hago será un problema el día 15 de marzo.
Con esos pensamientos hago los últimos 200m saludando al público y agradeciéndoles sus ánimos que han sido muy importantes en esta carrera.



Al final cruzo la meta en 1h03’47 y empiezo a sacar conclusiones:
Buen tiempo.
Mejor tiempo teniendo en cuenta los entrenos previos. Os voy a contar una cosa:
Domingo: Mitja Terrassa 1h04’05
Lunes: Doble sesión: 13k carrera continua + Eliptica
Martes: Doble sesión: 20km carrera continua + 10k Alter G
Miercoles: Interval training: 3x7x200 a 33’0 de media
Jueves: 12k carrera continua-pesas + 10k Alter G
Viernes: Rodaje vivo: 20km en 1h05’00
Sabado: Tirada 32km
Domingo: 3x4000 recuperando 3’ a 12’12-12’03-11’55
Lunes: 14km carrera continua-pesas + Eliptica
Martes: 2x10x400 recuperando 1’ a 1’06”0
Miercoles: Tirada de 27km
Jueves: Rodaje vivo: 22km en 1h11’33 (paso por la media de 1h08’43) + 10k Alter G
Viernes: 16km
Sabado: 10k
Domingo: Mitja de Granollers 1h03’47
En resumen mucho kms y prácticamente 4 medias maratones en 14 días: 2 en competición (1h03-1h04) y 2 entrenando (1h08’43 y la de 1h05 en 20km que hubiera sido de 1h08’30)
Eso me lleva a pensar que voy por el buen camino y que estando a falta de 42 días para el maratón me veo capacitado para intentar correr rápido. Cuanto? No lo se. Eso lo sabré dentro de 1 mes. Ahora a pensar que vienen 2 semanas muy duras y luego a empezar a descansar para llegar lo mas fresco posible al Maraton de Barcelona

26 enero 2015

Un 2015 animoso!!!



Y así sin casi darnos cuenta, nos plantamos ya en la 4ª semana de Enero. Hemos pasado lo mejor y lo peor.
Lo mejor es el subidón de endorfinas y ese extra de motivación y ganas de hacer cosas, de buenos propósitos que nos inunda a todos los primeros días del año. Lo peor es cuando pasadas 3 semanas te das cuenta que todo sigue igual y que alguno de los buenos propósitos que teníamos en mente ya han pasado a mejor vida.



Para los que hacemos deporte, nuestro estado de motivación es directamente proporcional a nuestro estado de forma. Cuanto mejor estás, más motivado estás para seguir trabajando y mejorando, más te dejas en cada entreno, porque sabes que sin trabajo no hay resultados. No hay secretos. Y al revés también ocurre, que cuanto peor estás menos ganas tienes de entrenar, de mejorar, de dejarte la vida en cada entreno.


Hasta que te llega un punto de inflexión y decides pasar de estar en modo deplorable a intentar estar “on fire”. 



Generalmente ese punto de inflexión lo marca buscarte objetivos y metas a medio plazo. A mi me ha pasado. Y he pasado de salir a rodar por el simple hecho de ayudar a quemar las copas y los langostinos de Navidad a salir a entrenar cada día con el reto de sorprenderme cada día, de darle vidilla a mis piernas, de picarme con el que va delante de mi, de sonreir cada vez que el TomTom marca ritmos guapos, de llegar exhausta a casa, terminar y no dejar de sudar, de estirar con mil y un dolores…y no sé porqué lo olvidé, pero me encanta esa sensación.






La forma cuesta recuperarla, pero poco a poco y con trabajo, vuelve.

Ya estoy a 11 semanas del Maratón de París. El décimo. Y a pesar de los otros 9, nunca se sabe lo que puede pasar. Así que hay que prepararlo. No hay secretos. Esta vez además cuento con la ayuda de una coach nutricional que me está ayudando con la nutrición. Porque soy un desastre y porque me he vuelto muy perezosa para prepararme comida para llevarme a la oficina. Básicamente me preparo batidos de proteína que me aportan lo que necesito y me ayudan a reducir el % de grasa corporal. Por las noches sí ceno sólido, tirando de verduras y algo de hidratos porque al salir a correr por las mañanas en ayunas, necesito gasolina. Ya os contaré con detalle en otro post.





Y en cuanto a objetivos este 2015, la idea es correr el Maratón de París el 12 de Abril, el 3 de mayo la Wings for Life, que este año se corre en Aranjuez, el GTP (aunque intercambiable con la Ehunmilak Ultratrail) y aunque pensaba ir a Madagascar a participar en una Ultra de 80Km, la “extraña” organización me ha hecho casi seguro decantarme por un Ultra de 160Km en Septiembre en la Costa Brava del que aún no os puedo adelantar por estar aún pendientes de algunos permisos.


Vamos que 2015 se presenta animoso!!


07 enero 2015

Vuelta a la normalidad


Volver a la normalidad después de mis vacaciones de Navidad sí que va a ser algo épico.

Casi 3 semanas sin necesidad de madrugar, por lo que no madrugaba, sin tener que trabajar, aunque al final nunca dejas de mirar correos, desorden de comidas ... vamos que las cogí con ganas


... normal, llevaba bastante tiempo sin ver a mi familia, a mis amigos y en Barcelona, últimamente andaba algo quemada.

Necesitaba mi momento relax. Reconozco que dos maratones al año, ya empiezan a pesarme y sino físicamente (que también), psicológicamente me agotan aunque a veces no lo quiera ver. Este año sí lo vi porque he terminado hasta ...del asfalto, de las series, de una competitividad absurda que no está volviendo a los runners un pelín gilipollas. Y perdonar que lo suelte así. Parece que ahora si no haces deporte, y no tienes blog, no eres nadie.

Así que saturada de todo, Madrid, mi familia y mis amigos me han ayudado a recuperar ciertos valores...

(de esto también)

Fiestas que empezabas...



y que se iban animando




hasta....



Y al día siguiente...



Pero qué serían de las navidades sin estos momentos?

Así que lo de correr y entrenar me lo he tomado con relativa calma y poco a poco.

t

...eso también y no puedo deciros que vuelvo a tope, porque no es verdad, pero sí con ganas de probar cosas nuevas, de poner mi cuerpo al límite y olvidarme de ciertos temas que no me dejan vivir plenamente.

Pues eso, una entrada divertida que me apetecía para desearos Feliz año!! y sobre todo que seáis felices...


13 noviembre 2014

Una de risas que ya habrá tiempo de correr



Pues nada. Que ya estamos aquí de nuevo. A las puertas de otro maratón. Y a pesar de no ser el primero y conocer “algo” donde me meto, las sensaciones son siempre incontrolables.
La última semana es la peor. Al menos para las que somos hiperactivas. Mucho descanso. Mucho. Y entreno el justo. Pasarse esta semana es ponérselo fácil al señor el del mazo.

Y claro, el tiempo que antes dedicabas a entrenar más, lo tienes libre, te da por pensar.  Es cuando me pregunto porqué no…




Personalmente soy consciente que me han faltado 2 semanas para llegar cómo me hubiera gustado llegar a Valencia, pero el verano en Barcelona me pasó factura y mi ritmo cardíaco andaba descontrolado a los ritmos de trabajo. No pasa nada. Es lo que hay.
Tokyo me dejó tocada anímicamente y dejé mucho de lado el trabajo de ritmos. En Agosto intentar volver a correr medianamente rápido ha costado sangre, sudor y lágrimas.
Y a pesar de todo lo que me ha pasado durante la preparación: alegrías, lágrimas, sonrisas, dolor, preocupación, satisfacción,…ya se acabó y llegar aquí tras 4 intensos meses ya es un éxito.
De todo esto me acordaré en el km 30 o si es más tarde mejor, cuando tenga que echar mano de todo esto para terminar cuando azuce el indeseable hombre del mazo. Le conozco. Pero no somos amigos. A veces aparece,  te molesta un par de kilómetros y desaparece. Otras se queda más tiempo el jodío y te deja tan agotada de luchar contra él que pocas te quedan para no cruzar meta cual Walking dead. Si has corrido un Maratón, sabes de lo que hablo.
Además, aparecen los fantasmas. Esos dolores o sensaciones negativas que te acompañan en anteriores maratones. En Berlín, corrí con fascitis plantar desde el km 6…sí, sí, aquello fue épico y aún no sé cómo pude terminarlo. Desde entonces me duele la fascia del pie a 2 semanas del maratón. Así que, así ando, con cuidado de no sentir que me duela nada. Taras que tiene una.

Sin olvidar que tengo media oficina moqueando y esta semana me he convertido en autista. No quiero ni un puñetero intercambio de virus…
También hay que cuidar la comida. Algunos se toman muy a conciencia la carga de hidratos y desde el lunes ya le están dando bien a los macarrones o al arroz. Ojito, que entonces para algunos el maratón es como una cura en la “Buchinger”.

El tema hidratación, ese gran olvidado. Muchos, sobre todo los novatos se hinchan a agua el sábado. De poco sirve. El cuerpo deja de asimilar a partir de una determinada cantidad. Es mejor incluir una buena rutina de hidratación desde el lunes, y con ello no sólo me refiero a agua. Incluir isotónicos es fundamental.

Así que desde aquí, mi aplauso a todos los que habéis sobrevivido y os enfrentáis este domingo a la mítica distancia. Es una prueba especial que tiene algo más que sobrepasa la deportividad. Es una prueba de superación, de lucha interna impresionante y que pone de manifiesto lo grandes que podemos llegar a ser cuando nos proponemos algo. Y aunque sea dificil, disfrutarlo todo lo que podáis!



Y cuando vayáis mal, haced como yo y pensar: “Cómo quieres ir monina con 30km en las piernas?...pues como una rosa”
Una foto publicada por Rosita (@rosita_correr) on




14 octubre 2014

Maratonianos de la vida


Siempre he creído que lo realmente duro de un maratón es prepararlo. Sí señores, porque a pesar que considero que se está perdiendo el respeto a la distancia, que ahora parece que cualquiera puede correr un maratón o que no deberíamos morir sin hacer un ironman, los maratones se preparan. Se preparan si quieres disfrutar de él, con cada gota de sufrimiento que lleva incluída, si quieres correrlo entero, llegar vacío al 40 y sacar fuerzas de sabe Dios dónde para cruzar la línea de meta.
Lo duro de un maratón es prepararlo. Son semanas en las que las piernas no dejan de doler. ¿O no?. Incluso duelen menos cuanto más deprisa vayas.
A mi, sentada, es cuando todos los dolores afloran. Y a veces no entiendo cómo corriendo, remiten. A estas alturas paso de preguntarme porqué y espero que tampoco duelan cuando deban correr de verdad, el 16 de noviembre.

Preparar maratones te hace duro, te convierte en un sufridor nato. Y llega un momento, en el que por más palos que te dé la vida, siempre acabas levantándote. 
Todos tenemos rachas malas y rachas buenas, y es curioso cómo en 2 días la vida casi te de un giro de vértigo. Días en los que crees que no mereces ser tan feliz como lo eres y días en los que acabas llorando de dolor antes de dormir, dolor emocional. 
El ciclo de la vida. De eso se trata. No sólo hay que ser maratoniano del asfalto, también hay que serlo de la vida.

30 septiembre 2014

A 7 semanas de Valencia no vuelo, me arrastro!



Entramos en periodo crítico. A 7 semanas del maratón de Valencia debería estar volando. Y no lo estoy haciendo.
La preparación de los 8 anteriores maratones fue pelín diferente. Lo que más me está costando en la preparación actual es la tirada larga. 
A mi!!! Quién me lo iba a decir, si antes adoraba hacer km y km. 
Pero claro, de todos los minutos que el míster nos pone de tirada, casi el 80-85% son a ritmo maratón. Visto así, es lo normal, lo más lógico. No debería costarme. Piensa que luego te tirarás más de 3h a ese ritmo. No hay que olvidar que el día anterior, el sábado, también tenemos una más que divertida sesión de series. Series que me dejan temblando y que me cuesta un triunfo terminar. Suelen ser series cortas en las que vamos hasta 20segundos por debajo de nuestro ritmo de 10k…pues eso!
El otro día de series, los miércoles, también es de lo más divertido. Solemos hacer series largas tipo 3.000 y esta misma semana hasta 4.000’s y entre medias, para no aburrirnos, caen series tipo 1.000 ó 2.000 con ritmos de 10k. Háganse, por dios, una idea de lo que es ponerse a hacer un 4.000 para el coco y las piernas después de un 2.000 a ritmo de 10k, que ha ido después de otro 4.000 por debajo del ritmo maratón…pues eso!
El domingo pasado, quería aprovechar la Media Maratón en Sant Cugat para hacer la tirada larga de la semana. Tocaban ya 100minutos. El sábado nos habíamos metido, tras 4k de calentamiento, 10x400+10x300, a ritmos por debajo de 10k. Y aunque pensaba que no, finalmente me pasaron factura el domingo. Molestias musculares en ambos isquios, respiración agitada y pulso alto. Iba muerta desde el km 5 y como la cabeza gobierna todo, en cuanto me desanimé, ya eran todo pegas. El circuito de por sí no me ayudó demasiado. Duro, muy duro. Subidas largas y recorrido poco ameno. Vamos! que aguanté hasta el km 13 para retirarme. La zancada ni brazada no eran naturales, iba muy forzada y tocada muscularmente. Creo que la decisión fue la mejor, aunque en su momento dolió! Seguí rodando hasta la zona de meta donde estaba el guardarropa e incluso de vuelta a casa, en Barcelona, salí a rodar otros 25min de la mala leche que tenía.
Ahora toca seguir, regular ritmos en las series para poder hacer la tirada del domingo en condiciones.
En su día, fue mi padre el que me dijo que las maratones son muy largos, y no se refería precisamente a los 42km, sino al entrenamiento. A las semanas interminables en las que a veces sales a correr sin ganas. Y tiene razón. Es en días así, cuando más le echo de menos porque con casi 30 maratones en sus piernas y conociendo como me conoce, siempre me ha entendido a la perfección y ha sabido decirme justamente lo que necesitaba oir.
Eso sí, no le tengo a él cerquita pero tengo un entrenador, al que admiro con absoluta devoción, y que entiende cómo me siento y lo que pasa por mi cabeza. Siempre he dicho que un entrenador, por muy bueno que sea, si no tienes empatía con él, no tienes nada. Afortunada que es una. Y no sólo está él, tengo unos compañeros de Club que son la leche y el domingo después de la Media me hicieron sentirme más arropada de lo que ellos imaginan.

Así que, como para desmotivarse! Quedan 7 semanas y aunque quizás a mi objetivo inicial llegue justa, habrá que optar por un plan B.