Correr Definitivamente no es de Cobardes

Correr Definitivamente no es de Cobardes

30 abril 2009

Lecciones aprendidas

Después de preparar una carrera de Maratón y después de correrla, he hecho examen de conciencia, y creo que hay bastantes cosas que no he hecho bien.

Seguro que mi padre, Luis Hita, Luis Combarro, Angel, Jose H… todos os estaréis frotando las manos, pensando: “te lo dije”. Pues sí, muchas cosas me las dijisteis, pero esto se aprende a base de “tortazos”, como en la vida, no?. Así que, ahí van mis 10 lecciones aprendidas:

1. Descansar más. Con las palizas de entrenos que me he metido, debería haber alternado 1 semana descanso viernes, otra semana descanso martes y viernes. Respetar los días de descanso.

2. Estoy preparando una maratón, no un triatlón; hacer spinning todos los días después de haber corrido por la mañana, no sé si ha sido “contraproducente”; de hecho, creo, que de tanto spinning, mis cuádriceps aumentaron de volumen, con el consiguiente peso que no me hacía sentir nada ligera.

3. Introducir más series de velocidad en el entrenamiento, no cortas, sino a partir de 1.000m y de cambios de ritmo. Conseguiría mejorar la velocidad-resistencia, acostumbramos al cuerpo a correr con déficit de oxígeno y a correr en un estado general de fatiga. Además fortalecemos las paredes del corazón y mejoramos la coordinación neuromuscular. Nos permite asimilar mejor el ritmo de competición y mejorar la economía de carrera a través de la perfección del estilo y, lo más importante, aumentar el umbral de lactato, retardando el momento en el que empieza a generarse en los músculos.

4. Hacer más rodajes a ritmo de maratón e ir aumentándolos progresivamente. De hecho, en la planificación de este maratón, al principio, entresemana, sí que hacía este tipo de rodajes. Luego con la lesión en el último mes y el cansancio que fui acumulando, dejé de hacerlos.

5. Beber e hidratarme más y comer mejor.

6. Introducir ejercicios de pesas, gomas y abdominales. Estirar más después de cada entrenamiento.

7. Darme más caprichos. Si un día me apetece una onza de chocolate, tomarme dos. No sé si la ansiedad es acumulativa, pero lo cierto es que en las 2-3 últimas semanas era tal mi voracidad, fruto de la ansiedad que tenía, que, creo que llegué a Londres con 2-3kilitos de más en relación a mi peso habitual.
(Al revés que todo el mundo).

8. Parar en cuanto note la más mínima molestia. Conviene estar alerta y ser sensato; más vale parar 1-2 días que 1-2 meses. Hay que saber escuchar a nuestro cuerpo.

9. Cumplir la planificación desde el principio. No vale eso de: “hoy esto y mañana lo otro”. Hay que ser disciplinado. El Maratón empieza desde que iniciamos la preparación para la carrera y puede llegar a resultar incluso más dura, sobre todo si lo haces correctamente. Los planes no se hacen porque sí, sino que tienen su explicación en busca de unos resultados. Además, creo que empecé a prepararlo demasiado pronto (a mediados de Enero), con lo que ya estaba bastante harta de km en el mes de Abril.

10. Hacer más caso a la gente que me rodea y que tienen más maratones en sus piernas que casi yo años (mi padre anda por los 30 y Luis Hita está ya en los 90maratones…ahí es nada). Sin lugar a dudas, en este tipo de carreras, la experiencia es un grado.

Prometo que intentaré no volver a caer en los mismos errores pero dada mi cabezonería…no lo garantizo.

También he hecho algunas cosas bien y adquirido buenas costumbres:

1. Me hice una prueba de esfuerzo durante la etapa inicial de preparación al Maratón. Es importante por si detectan alguna anomalía cardiaca y porque además te informan de tus parámetros de pulso cardiaco en los que trabajar para garantizar un buen entrenamiento.

2. Entrenar con pulsómetro, sobre todo durante los entrenos de series o cambios de ritmo.

3. Apuntar todo y llevar un registro de cada entrenamiento, tomando nota de todo tipo de observaciones: temperatura, viento, sensaciones, cansancio,..

4. Masaje de descarga 1 vez al mes.

5. Si un día no estás bien, no has entrenado bien, no pasa nada, no hay que agobiarse, sonríe, al menos estás haciendo lo que más te gusta: correr.

6. Mi entrenamiento se fundamentaba principalmente en la acumulación de km, sobre todo el último mes que no pude hacer calidad; km, sé, que no me han faltado y ahora me doy cuenta de la voluntad que he tenido al levantarme un domingo por la mañana y saber que ese día tenía 24-26km en la CdC…

7. Probar las zapatillas con las que quería correr el maratón 2meses y medio antes de la carrera. Y es que la lesión en la articulación del dedo gordo del pie me la provocó la zapatilla. Qué hubiera pasado si hubiera esperado hasta 1 mes más para probar la zapatilla? Probablemente no habría podido correr el Maratón.

8. No obsesionarme… bueno, seguro que aquí todo el mundo discrepa. Pero no, lo cierto es que no estaba obsesionada. Quería acabar y quería saber lo que se siente, eso sí, quería evitar sufrir lo menos posible y lo único que podía hacer para ello era entrenar.

9. Para evitar la monotonía y el aburrimiento cambié mis zonas de entrenamiento: Alcorcón, Retiro, Polvoranca. Esto, además, me ha hecho conocer a mucha gente y a grandes compañeros de entrenamiento.

10. Compartir un maratón con mi chico… esto sí que no tiene precio y es lo mejor que me ha pasado en mucho tiempo.

5 comentarios:

comb dijo...

¡Enhorabuena campeona! Ya te recordaré estos puntos (sobre todo el evitar el spinning y el de comer más para la siguiente carrera).

En serio, marcarse una primera maratón en 3:45 es una hazaña así que muchas cosas las has hecho muy pero que muy bien

¡Lo de correr con Fran es además un lujazo!

David S.A. dijo...

Hay una frase que leí por algún blog que dice: Cuando terminas un maratón conoces cosas de ti mismo/a que que otro/a que no lo haya corrido jamás sabrá.

Cierto, muy cierto.

Quique dijo...

Hola Rosa, Lo has clavao, veo que tienes muchos y buenos maestros que te enseñan lo mejor de este mundillo, pero como uno mismo nada de nada.

Un saludo
Quique

Peregrino dijo...

Hola Rosa! Enhorabuena de nuevo. Deberíamos hacer un libro con todas nuestras sensaciones antes, durante y sobre todo, después de correr el maratón... Y no dejar que nadie lo preparase sin haberlo leído!!! :-)

Jaime N@v dijo...

Hola Rosa… he conocido tu blog enlazando desde el blog de Quique. Lo seguiré de cerca es muy interesante, felicidades. Enhorabuena a ti y a tu chico por ese primer maratón, todo un lujo en pareja.
Saludos.