Correr Definitivamente no es de Cobardes

Correr Definitivamente no es de Cobardes

11 marzo 2013

Media Maratón Universitaria



La preparación de un maratón es dura. Dura por ser larga en tiempo (mínimo 12 semanas) y porque se acaba convirtiendo, a veces, en una auténtica tortura. Seguir un planning cuando hace frío, llueve, diluvia, nieva o simplemente no apetece es la clave para llegar a la línea de salida del Maratón.

Al ser tantas semanas, hay semanas que vas pero hay otras….que madrecita!!! Una de esas tuve yo la semana pasada; aunque motivada por lo bien que salió la Media de La Latina y lo bien que habían salido los entrenos las 2 semanas posteriores. Semanas de cerca de 130km con buenísimos entrenos de calidad: 3x4000 r:2’ con media de 4.20, 4.15 y 4.10 en cada bloque, 10x1000 r:1’ a 3.57 de media y otros que no salieron tan bien como los 2x6000 de la semana pasada, en los que acusé ya cansancio. Salió medianamente bien el primer 6000 pero me bloqueé ya mentalmente para el segundo y me paré en el 1.500. Luego me remordió la puñetera conciencia y me reenganché en el último 3000. Me fui a casa medio-contenta y ya algo preocupada. El resto de la semana acumulando km y sesiones intensas de gym.

El sábado metí 18 km con 20x 1’F1’S, a pesar de que iba a correr la Media Universitaria. La idea era ir a hacer un ritmo, y la única manera de evitarme salir con “el cuchillo entre los dientes” era ir algo cansada. Sin embargo las sensaciones fueron muy malas el sábado entrenando. Notaba una fatiga extrema, a pesar de lo cual me obligué a hacer los cambios. Algo me decía que en la Media iba a penar pero bien. Quizás el hecho de poder retirarme en cualquiera de las tres vueltas me tranquilizaba.

Aún así, sábado buena carga de hidratos y tarde de absoluto relax tirada en el sofá de casa. El domingo tocó madrugar. La carrera comenzaba a las 9.30 y aunque ya tenía el dorsal, estaba por allí sobre las 8.20 para calentar. Suelo aprovechar las medias maratones para meter km del tirón. Calenté cerca de 4.5km, me cambié y a la salida. Calentando incluso llegué a notar cierto mareo, la cosa no pintaba bien, aunque me autoconvencí que sería por el frío. En la salida me encontré a mi amigo Alfonso que enseguida se ofreció voluntario para llevarme.

El hecho de que la carrera fueran 3 vueltas de 7km, con la posibilidad de realizar cualquiera de las tres distancias, nos permitió idear una estrategia rápida. A 4.40 la primera vuelta, a 4.30 la segunda y a 4.20 la última. Pues bien, ni de coña. No poniéndonos muy cerca de la primera línea de salida (como si hago la mayoría de las veces) al imaginar que habría gente saldría a  tope para el primer 7000, la salida fue algo complicada. Demasiada gente, demasiada gente a lo loco, todos buscando su sitio y sin cuidado alguno. De hecho, medio-cabreada le dije bien alto a Alfonso: “demasiado globero ehhh”…qué carácter diosssss!

Un primer km desastroso que aún así piqué en 4.22. Aunque claro es un primer km de los que los primeros 500m son bajada y luego subida dejando a la izquierda Bellas Artes y a la derecha el Museo de Antropología. Poco a poco se hacen huecos y se puede correr mejor. Los 3 primeros km son lentos, el circuito es duro con subidas y apenas bajadas. De hecho, yo no sentí las piernas hasta llegar a la Avda Complutense y pasar por Biología y Medicina, donde ya sí puedes darle a pesar de un pequeño trecho de subida cerca del Instituto Forense. Luego ya, circuito para alargar zancada y dar zapatilla, llegando de nuevo a la Glorieta del Cardenal Cisneros, rodear bajando el Complejo deportivo Sur y volver a subir por Juan de Herrera. Vamos que el circuito se las traía.

Yo salí fuerte, más de lo que habíamos planificado pero ya no había vuelta atrás. Alfonso se conocía el circuito y en la primera vuelta me iba modulando el ritmo haciéndome gestos para que me frenara. En el km.11 me abrí un gel, que al igual que hice en La Latina me tomé en dos tiempos. La mitad en el 11 y la otra mitad en el 15. Aún así acusé un bajoncillo en el 13 del que pronto me recuperé.

Última vuelta impresionante. Con dolor de piernas y aún así corriendo rápido. En el 19 se quedó Alfonso tras de mí. Me dijo que tirara. Y sólo forcé algo más para llegar a meta nuevamente sorprendida. Ahora sí que estaba convencida que la Media de La Latina no fue un día inspirador, sino que estoy fuerte y que a pesar de la paliza con la que llegué, mis piernas han memorizado el ritmo. Contenta además por quedar 2ª de mi categoría. Rodé casi tres km más para soltar y a descansar.

El próximo domingo corro la Media Cervantina con un perfil extraplano, Me encantaría poder ir a tope, así que esta semana toca bajar km, masajes y cuidados varios. Como entreno e calidad un 5x2000 el Miércoles, que estoy pensando en hacer en la Alter-G, para hacerlos más rápido y evitarme tanto machaqueo en las rodillas.Ya veremos si no acuso la Media de ayer, por muy cómoda que me haya sentido, una Media es una Media y que aunque no compites no deja de ser un excelente entreno de Calidad.

Buena semana Runners!!

5 comentarios:

paco dijo...

Cuando llevamos tanto corrio le perdemos el respeto al toro y como bien dices tu, una media es una media. Un saludico.

Gonzalo Quintana dijo...

En lo que sigo tus aventuras no te he visto nunca en el estado de forma que tienes ahora. Te estás rodeando de buenas influencias. Que siga la fiesta.

Olga y Alfonso "Halfon" dijo...

Estas muy fuerte, según parece solo te vence alguna vez la cabeza, pero el resto lo tienes.

Isidro Gilabert dijo...

No dejas de coleccionar podios y superarte cada semana... Y hacer que nos mareemos leyendo tus entrenamientos... :)

Barroso dijo...

Ufff que manera de correr y hacer kms, estas superior fuertisima , saludos